Una buena alimentación puede retrasar la pérdida auditiva